martes, 2 de marzo de 2010

"Tenía miedos, sí, era una chica con miedos ocultos que los dejaba ver a muy poca gente, gente que sabía que no iba a contar nada a nadie, que no iba a dejar a relucir su verdadera personalidad, sus verdaderas emociones, sus verdaderas preocupaciones...
En unos meses sabía que su vida iba a dar un vuelco de nuevo...
En relidad la estabilidad vital y moral nunca la había llegado a conocer, o sí, pero por un periodo de tiempo muy limitado.
Miedos que le hacía recordar el oscuro pasado lleno de preocupaciones y temores que sinceramente nunca le habían dejado vivir tranquila. Tenía un ambiente familiar muy inestable y penoso. Un día la vida quiso que los papeles cambiaran de dueño y de esa forma se tuvo que acoplar por infinita vez a una nueva forma de vivir, con personas casi desconocidas, diferentes hábitos, horarios...
Era solo por un año, pero implicaba cambios; una palabra que ella odiaba a más no poder. Los cambios en su vida habían sido mayormente para ir a peor o para que no se arreglara ningún problema [...]

No tenía valor para decir a mucha gente a la cara lo que realmente pensaba, y si lo hacía no con todo lo que ella quería expulsar de su remordimiento. Costaba aceptar el rechazo o el enfado de personas a las que quería con todo su corazón, personas que muy pocas veces ella había sentido un cariño recíproco por ambas partes pero que por una razón u otra, les tenía cariño y afecto.
¿Como reaccionarán ante lo que opine? - Se preguntaba repetivamente -
Temores, preocupaciones, miedos ante la reacción de los demás [...]

Tenía algo claro; quería cambiar de vida. Quería que llegara el momento en el que fuera libre de decidir, hacer, pensar, opinar lo que ella quisiera.
Muchas veces, pero muchísimas veces a la semana o incluso al día se imaginaba la gran vida que en un futuro podría tener siendo LIBRE de pensamientos y acciones.
De ello le separaba un año, que por los estudios se convertiría en 2 o 3. [...]
A veces pensaba que ese día jamás llegaría, que antes de el esperado se derrumbaría, tiraría la toalla a la vida, le daría la espalda..."

(c) Acompañada de la soledad, 2009


¡Qué relato tan sentimental!
No sé quien será el autor, pero la verdad es que me ha tocado fibra!!

A ver si mañana voy definitivamente a por mi cámara rosa!! No puedo ya con mis ganas de tenerla a mi lado hahaha!!
Uyyy los planes que tengo para Semana Santa son geniales! Espero que todo vaya sobre ruedas porque hay dos personas a las que tengo miles de ganas de volver a tener cerquita mío!!

Ahora a dormir, que son las 3 de la mañana y madrugo telita!!

xxx

No hay comentarios:

Publicar un comentario